jueves, 7 de agosto de 2008

Notas sobre la "crisis"

Desde hace unos meses hay una palabra que destaca sobre cualquier otra, “Crisis”. Si recuerdan los atentados a las torres gemelas y la posterior y seguida respuesta en los medios de comunicación de los principales portavoces del mundillo político de Estados Unidos, recuerden la palabra más usada en sus discursos, una y otra vez, y ensalzando “terrorismo” cada vez que era pronunciada. En algún que otro discurso se puede escuchar hasta 15 veces. El fin es, como pueden suponer, que la palabra quede grabada a fuego en la mente de las masas, creando por consiguiente el miedo para que pueda abrir las puertas a un autoritarismo sin precedentes y el pueblo se convierta en mansos borregos.
Como decía en la apertura de este escrito, la palabra “crisis” es ahora la protagonista. Pero recuerden que las crisis se “crean” y son los grandes bancos y las grandes corporaciones las que sacan unos beneficios históricos. Si no, pregunten al Banco Santander, que el año 2007 consiguió unos beneficios de 9.070 millones de euros (esto es, a grosso modo, unos 300 euros cada segundo que pasa). Para el 2008, Emilio Botín, presidente de la mencionada entidad bancaria, pronostica unos beneficios que superarán los 10.000 millones. Crisis, ¿qué crisis?. Obviamente la que se ha diseñado para las masas que con el miedo y la lealtad ciega en las “leyes”, “información oficial” y demás, con solo escuchar la palabra, automáticamente responden con una increíble sumisión y fe ciega en esa “verdad oficial”.
Veamos algunos ejemplos, además de los beneficios del grupo Santander. En estos días, el barril de petróleo ha empezado a caer. De hecho, ha bajado hasta los 119 dólares, es decir, aproximadamente, un 19 % de bajada en el precio del barril. Sin embargo, calculamos (y que conste que se me dan mejor las letras que las ciencias) el precio de la gasolina, y la cuenta no cuadra. La gasolina ha bajado sólo un 5%. Ahora por el contrario, cuando se produce una mínima subida del barril del petróleo, ni siquiera transcurren 24 horas cuando nos encontramos que el precio de la gasolina y el diesel han subido, pero cuando se da el caso contrario, parece ser que no hay prisa y encima son recortadas a antojo. O bien, las petroleras tienen un margen que controlan a su antojo bajo la pasiva mirada de gobiernos que, hacen la vista gorda en el tema, o por el contrario, hay plus de gratitud para que no se inmiscuyan en tales menesteres.
Este hecho nos lleva a pensar si los gobiernos tienen realmente algún medio de control sobre las grandes petroleras, o bien, son éstas las que regulan un control sobre los gobiernos (cosa que parece más acertada). Los únicos que por el momento piensan hacer algo son los de la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios en Acción (FACUA), quienes han instado a la Administración a investigar, a través de la Comisión Nacional de Competencia (CNC), si las petroleras "están cumpliendo con la legalidad" a la hora de establecer los precios de los combustibles.

Así que ya saben lo que les quería transmitir. Que cada uno juzgue y sopese los niveles de engaño y manipulación existentes, y decida ser borrego dormido o intentar ayudar a abrir los ojos a aquellos que en su interior les quema la intolerancia, la dignidad y sobre todo, su libertad como seres humanos.


J.J. Cuadrado
http://desvelandolaverdad.blogspot.com/

1 comentario:

Dalven dijo...

Esta entrada es genial =)